Lecciones de una llamada cercana

Navegar por vías navegables restringidas puede plantear desafíos importantes para los buques, especialmente cuando se enfrentan a condiciones climáticas adversas. Un incidente reciente destaca la importancia de una planificación adecuada y los riesgos potenciales asociados con depender de un solo remolcador para recibir asistencia.

En este caso particular, un petrolero en lastre salía de un puerto fluvial, requiriendo un giro de 180°. Con vientos del sur de entre 20 y 25 nudos y una corriente del norte, el capitán y el piloto a bordo se enfrentaron a una maniobra desafiante. A pesar de las condiciones desfavorables, sólo un remolcador estuvo disponible para ayudar.

Cuando el barco comenzó a virar hacia babor, el remolcador se colocó a estribor para proporcionar apoyo adicional. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos del remolcador, el buque comenzó a derivar hacia popa debido al efecto combinado del viento y la corriente. Con una velocidad sobre el fondo (SOG) de 2,4 nudos, el barco había girado aproximadamente 60° a babor cuando se acercó peligrosamente a un delfín en la proa de estribor.

El remolcador, incapaz de controlar la deriva del barco hacia el delfín, tuvo que abandonar su posición para evitar ser aplastado. En un último esfuerzo, el motor principal se puso a popa al máximo, pero no fue suficiente para evitar que la proa de estribor rozara el delfín de amarre. Afortunadamente, el barco finalmente completó la maniobra y se dirigió a su destino, no sin sufrir daños en el casco.

Este incidente sirve como recordatorio de la importancia de planificar previamente y considerar las fuerzas que actúan sobre un buque durante una maniobra. En retrospectiva, depender de un solo remolcador en condiciones tan difíciles fue una decisión arriesgada. La disponibilidad limitada de remolcadores no debería anular la necesidad de asistencia adecuada durante las maniobras críticas.

Es fundamental que los navegantes tengan un conocimiento exhaustivo de las condiciones actuales y del viento, así como de las capacidades del barco en vías navegables restringidas. Al realizar una evaluación de riesgos exhaustiva y contar con planes de contingencia, los operadores de embarcaciones pueden mitigar los peligros potenciales asociados con maniobras desafiantes.

Como siempre, el aprendizaje continuo y el intercambio de experiencias son vitales para mejorar la seguridad en las operaciones marítimas. Al adoptar estas lecciones y priorizar las prácticas de maniobra segura, podemos mejorar la eficiencia y la seguridad generales de los buques que operan en vías navegables restringidas.

Sección de preguntas frecuentes:

P: ¿Cuál es la principal conclusión del artículo?
R: El artículo destaca la importancia de una planificación adecuada y los riesgos de depender de un solo remolcador para recibir asistencia al navegar por vías navegables restringidas.

P: ¿Qué desafíos pueden enfrentar los buques cuando navegan por vías navegables restringidas?
R: Los buques pueden enfrentar desafíos como condiciones climáticas adversas, disponibilidad limitada de remolcadores para asistencia y la necesidad de maniobras precisas en espacios reducidos.

P: ¿Qué pasó en el incidente mencionado en el artículo?
R: Un camión cisterna en lastre intentaba un giro de 180° en un puerto fluvial con fuertes vientos y corriente. A pesar de contar con un solo remolcador para asistencia, el barco comenzó a derivar y rozó un delfín amarrado, lo que provocó daños en el casco.

P: ¿Qué factores contribuyeron a las dificultades del barco durante la maniobra?
R: El barco enfrentó desafíos debido al efecto combinado de fuertes vientos que soplan desde el sur y una corriente del norte. Con sólo un remolcador disponible, no pudo controlar la deriva del barco hacia el delfín.

P: ¿Por qué fue una decisión peligrosa confiar en un solo remolcador en condiciones difíciles?
R: Depender de un solo remolcador en condiciones difíciles era peligroso porque limitaba la capacidad de controlar adecuadamente los movimientos del buque y evitar riesgos potenciales.

Términos clave:
– Lastre: Material (como agua) colocado en la bodega de un barco para proporcionar estabilidad.
– Remolcador: Embarcación utilizada para remolcar o empujar otras embarcaciones.
– Delfín: Estructura utilizada para amarrar o guiar una embarcación.

Enlaces relacionados sugeridos:
– Seguridad4Sea
– Perspectiva marina
– INTERTANKO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *