La crisis sanitaria se avecina en Gaza a medida que aumentan las enfermedades infecciosas

La situación actual en Gaza pinta un panorama sombrío, en el que los trabajadores sanitarios y las organizaciones sanitarias mundiales hacen sonar la alarma sobre una inminente crisis de enfermedades infecciosas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que la propagación de enfermedades en Gaza podría acabar cobrando más vidas que la reciente ofensiva llevada a cabo por Israel. Las enfermedades infecciosas están aumentando rápidamente y se han notificado más de 100.000 casos de diarrea, que afectan especialmente a los niños, cuyas tasas se han disparado hasta 25 veces más que antes de la guerra.

El conflicto no sólo ha destrozado el sistema sanitario de Gaza, sino que también ha destruido sus capacidades de vigilancia de enfermedades. La devastación ha llevado a los grupos de salud mundiales y a los profesionales de la salud a hacer todo lo posible para detectar y prevenir brotes en esta terrible situación.

Antes de la guerra, a pesar del bloqueo israelí, Gaza tenía un sistema de salud pública razonablemente eficaz. La población tuvo acceso a sólidas tasas de vacunación, una red de hospitales y una vigilancia eficiente de las enfermedades. Sin embargo, desde el ataque de Hamás el 7 de octubre, la infraestructura sanitaria de Gaza, incluido el sistema de vigilancia de enfermedades, se ha derrumbado debido a los bombardeos y la ofensiva terrestre de Israel. Los hospitales han sido atacados, con acusaciones de que Hamás los está utilizando como escondites para armas y combatientes. Como resultado, sólo una cuarta parte de los hospitales de Gaza siguen parcialmente operativos, lo que afecta gravemente la capacidad de la región para responder a las enfermedades infecciosas.

El colapso del sistema sanitario de Gaza es evidente sobre el terreno. El Dr. Tahrir Al-Sheikh, pediatra, ha sido testigo de primera mano del deterioro. Solía ​​​​cultivar bacterias y recetar medicamentos específicos según los resultados. Sin embargo, en la situación actual, ya no tiene recursos para realizar cultivos, lo que provoca una rápida propagación de infecciones. Los casos de diarrea, por ejemplo, se han vuelto cada vez más graves y los bebés experimentan hasta 20 deposiciones por día. Las enfermedades respiratorias también han aumentado y algunas se han vuelto resistentes al tratamiento. Desafortunadamente, debido a la falta de equipo, médicos como el Dr. Al-Sheikh no pueden diagnosticar con precisión si estos casos están relacionados con el COVID-19 u otras infecciones.

Las condiciones en Gaza, como el hacinamiento y la escasez de recursos como agua potable, saneamiento y nutrición adecuada, han creado un caldo de cultivo para la propagación de enfermedades infecciosas. La afluencia de personas desplazadas que buscan refugio en escuelas convertidas en campos de refugiados y apartamentos diseñados para unos pocos habitantes pero que ahora albergan a docenas exacerba el riesgo. La Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA) informa de las terribles condiciones en estos refugios, con una grave escasez de baños, duchas y suministros de higiene, lo que agrava aún más la crisis sanitaria.

La combinación de sistemas inmunológicos comprometidos, un duro invierno, hospitales destruidos y acceso limitado a servicios básicos ha creado lo que los expertos describen como un “caldero de posibilidades de enfermedades infecciosas”. La falta de antibióticos y las dificultades para acceder a la atención médica representan una amenaza importante. Incluso las infecciones simples podrían volverse mortales sin el tratamiento adecuado, lo que pinta un panorama sombrío del desastre infeccioso que se avecina en Gaza.

En medio de esta crisis inminente, las organizaciones sanitarias mundiales están trabajando incansablemente para intensificar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades en Gaza. La OMS, por ejemplo, está intentando reactivar los laboratorios locales para la detección de patógenos mientras explora opciones para traer laboratorios móviles desde fuera de Gaza. El objetivo es detectar y responder rápidamente a los brotes de enfermedades infecciosas. Sin embargo, los desafíos logísticos presentan obstáculos, especialmente cuando se trata de transportar muestras para realizar pruebas.

La ayuda humanitaria regular y sostenida es crucial para evitar la escalada de la crisis sanitaria. La UNRWA enfatiza la importancia de proporcionar suministros de higiene, vacunas y tabletas de cloro a la región. Estas medidas sirven como estrategias vitales de prevención de enfermedades.

La situación actual es frágil, ya que los expertos reconocen que la ausencia de brotes mortales hasta ahora se debe en parte a las vacunaciones anteriores a la guerra. Sin embargo, la verdadera prueba reside en la vigilancia de la enfermedad para identificar los casos iniciales de infecciones graves antes de que se agraven. La contención oportuna es esencial para evitar un impacto devastador en las poblaciones más vulnerables.

Preguntas más frecuentes

  1. ¿Por qué están aumentando las enfermedades infecciosas en Gaza?

    La reciente ofensiva israelí y la destrucción que causó en el sistema de salud y la infraestructura de Gaza han dejado a la región vulnerable a la propagación de enfermedades infecciosas. El hacinamiento, el acceso limitado al agua potable y al saneamiento, los sistemas inmunológicos comprometidos y la falta de recursos contribuyen al aumento de las infecciones.

  2. ¿Cómo ha afectado la guerra a las capacidades de vigilancia de enfermedades de Gaza?

    La guerra ha destrozado el sistema sanitario de Gaza, incluida su capacidad para vigilar y detectar enfermedades de forma eficaz. Los hospitales han sido atacados y destruidos, lo que limita gravemente la capacidad de la región para responder a los brotes de enfermedades.

  3. ¿Qué esfuerzos se están realizando para combatir la inminente crisis sanitaria?

    Las organizaciones sanitarias mundiales, incluidas la Organización Mundial de la Salud y la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas, están trabajando para intensificar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades en Gaza. Se están realizando esfuerzos para reactivar los laboratorios locales, establecer laboratorios móviles y proporcionar ayuda humanitaria crucial, como suministros de higiene, vacunas y tabletas de cloro.

  4. ¿Cuáles son las posibles consecuencias si no se toman medidas?

    Si no se toman medidas, existe un alto riesgo de que se produzca un brote generalizado de enfermedades infecciosas en Gaza. La combinación de sistemas inmunológicos comprometidos, acceso limitado a la atención médica y a los antibióticos, el hacinamiento y el saneamiento deficiente podría tener un impacto devastador, particularmente en las poblaciones más vulnerables.

  5. ¿Cómo puede la vigilancia de enfermedades ayudar a prevenir un desastre sanitario?

    La vigilancia de enfermedades desempeña un papel vital en la identificación de los primeros casos de enfermedades infecciosas. La detección y contención oportunas pueden ayudar a prevenir la rápida propagación de infecciones y mitigar el impacto en la población. Las respuestas rápidas, incluido el acceso a recursos y atención médica adecuados, son cruciales para evitar un desastre sanitario.

Fuente: Radio Pública Nacional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *