El jefe del ejército de Sudán rechaza la reconciliación con las FAR paramilitares y promete continuar la guerra

En una sorprendente declaración, el jefe del ejército de Sudán, Abdel Fattah al-Burhan, rechazó firmemente los últimos esfuerzos de paz y prometió continuar la guerra de nueve meses entre el ejército y las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) paramilitares. Esta decisión se produce después de que el jefe de RSF, Mohamed Hamdan “Hemedti” Dagalo, aceptara un alto el fuego propuesto por grupos civiles, sujeto a la aceptación de los militares. Sin embargo, al-Burhan descartó categóricamente cualquier posibilidad de reconciliación, citando la presunta participación de las RSF en la comisión de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en todo Sudán.

La negativa de Al-Burhan a entablar conversaciones de paz se debe a las acciones ampliamente condenadas de los combatientes de RSF, en particular la presunta limpieza étnica en la ciudad de El Geneina, en Darfur Occidental, y sus alrededores. Estados Unidos ha acusado tanto al ejército como a las RSF de crímenes de guerra, y las RSF también enfrentan acusaciones de crímenes contra la humanidad y limpieza étnica. Esta condena internacional ha contribuido a profundizar la división entre el ejército y la fuerza paramilitar.

La guerra de nueve meses que comenzó el 15 de abril ha tenido un impacto devastador en Sudán, provocando el desplazamiento de más de 7,5 millones de personas. A pesar de los llamados a un alto el fuego y a negociaciones diplomáticas, el conflicto sigue sin resolverse, lo que perpetúa el sufrimiento y la inestabilidad en Sudán.

En medio de este conflicto en curso, se han hecho esfuerzos para reunir a al-Burhan y Dagalo para una reunión en persona. Esta iniciativa diplomática, encabezada por la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo, tenía como objetivo facilitar el diálogo entre las facciones en conflicto. Sin embargo, al-Burhan rechazó inequívocamente la propuesta y lanzó mordaces ataques personales contra Dagalo. Al referirse a su rival como “payaso”, “traidor” y “cobarde”, al-Burhan mostró poca voluntad de entablar negociaciones pacíficas.

El jefe del ejército sudanés también criticó a los líderes de los países africanos, incluidos Sudáfrica, Etiopía y Kenia, por su cálida recepción a Dagalo durante sus recientes visitas. Al-Burhan acusó a Dagalo de humillar y matar al pueblo sudanés y al mismo tiempo obtener el apoyo de algunas figuras políticas. Esta situación ha alimentado aún más la resistencia popular contra las RSF en el norte de Sudán.

Al-Burhan prometió su apoyo al pueblo sudanés que decide luchar contra las RSF y los alentó a unirse al ejército. Destacó la necesidad urgente de evitar que Sudán caiga bajo la influencia de fuerzas externas y se refirió específicamente a los Emiratos Árabes Unidos, a los que el ejército acusa de apoyar a las RSF. La gira regional de Dagalo, marcada por el uso de un jet privado emiratí, ha añadido más leña a esta acusación.

Mientras la guerra persiste y las tensiones aumentan, el futuro de Sudán sigue siendo incierto. El rechazo de los esfuerzos de paz por parte del jefe del ejército y su negativa a reconciliarse con las RSF ponen de relieve las profundas divisiones dentro del país. La comunidad internacional continúa siguiendo de cerca la situación, con la esperanza de una resolución pacífica y el fin del sufrimiento del pueblo sudanés.

Preguntas frecuentes (FAQ)

P: ¿Qué son las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF)?

R: Las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) son una fuerza paramilitar en Sudán implicada en varias presuntas violaciones de derechos humanos, incluidos crímenes de guerra y limpieza étnica.

P: ¿Cuál es la situación actual en Sudán?

R: Sudán está experimentando una guerra de nueve meses entre el ejército y las RSF, que ha provocado una devastación generalizada y el desplazamiento de más de 7,5 millones de personas.

Pregunta: ¿Qué provocó el rechazo de los esfuerzos de paz por parte del jefe del ejército sudanés?

R: El rechazo se atribuye principalmente a la presunta participación de RSF en la comisión de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, específicamente limpieza étnica en Darfur Occidental.

P: ¿Existe alguna condena internacional del conflicto en Sudán?

R: Sí, Estados Unidos ha acusado tanto al ejército sudanés como a las RSF de crímenes de guerra, mientras que las RSF también enfrentan acusaciones de crímenes contra la humanidad y limpieza étnica.

P: ¿Cuál es el impacto potencial de la guerra en Sudán?

RESPUESTA: El conflicto actual plantea una amenaza significativa a la estabilidad y el bienestar de Sudán, exacerbando el sufrimiento humano e impidiendo el progreso del país hacia la paz y el desarrollo.

(Las preguntas y respuestas de las preguntas frecuentes son ficticias y se basan en el contexto del artículo)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *