El dominio militar ruso plantea desafíos crecientes para las fuerzas ucranianas

Mientras el conflicto entre Ucrania y Rusia continúa, las tropas ucranianas se enfrentan a una importante escasez de proyectiles de artillería en el frente. Esta escasez ha obligado a algunas unidades a cancelar los ataques planeados y ha generado preocupaciones sobre la capacidad de las tropas de Kiev para mantenerse firmes contra los continuos ataques rusos. La situación se ha vuelto aún más grave a medida que la ayuda occidental a Ucrania se ha estancado y ha llegado el invierno.

Sin un suministro adecuado de proyectiles de artillería, a las fuerzas ucranianas les resulta cada vez más difícil contrarrestar los avances rusos. La escasez de municiones está provocando ansiedad en la capital ucraniana y entre los soldados en el frente. La falta de apoyo de Estados Unidos y Europa está exacerbando el problema, dejando a las tropas ucranianas preguntándose cuánto tiempo podrán mantener su defensa.

En un intento por minimizar el uso de proyectiles, a los artilleros ucranianos se les han impuesto límites estrictos para cada objetivo. Este racionamiento de municiones ha ejercido una presión adicional sobre los soldados, que ya están agotados por los incesantes combates. La motivación por sí sola no es suficiente para ganar una guerra: se necesitan ventaja numérica y armas suficientes. Desafortunadamente, la creciente escasez de armas y municiones está erosionando la capacidad de Ucrania para defenderse.

La escasez de proyectiles de artillería no es un problema nuevo para Ucrania; ha sido un problema persistente desde la invasión rusa en 2022. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, reconoció la escasez actual durante su conferencia de prensa de fin de año, aunque expresó confianza en la resiliencia del ejército. Recientemente había pedido ayuda al gobierno de Estados Unidos, pero la asistencia solicitada sigue ligada a controvertidas medidas de seguridad fronteriza.

Los retrasos en la ayuda han creado desafíos adicionales para Ucrania, mientras Rusia continúa avanzando en múltiples frentes. Los continuos ataques y ataques con misiles contra ciudades ucranianas han puesto de relieve la necesidad crítica de un apoyo extranjero continuo. Los soldados ucranianos estacionados en el frente han observado que Rusia no parece estar enfrentando una escasez similar de proyectiles de artillería. Moscú ha logrado eludir las sanciones y los controles de exportación occidentales, asegurando un suministro constante de armas y municiones.

La incapacidad de obtener la financiación que Estados Unidos necesita con urgencia antes de fin de año ha puesto en duda el apoyo eterno prometido por el presidente Biden. Si bien la administración Biden ha sostenido que apoyará a Ucrania durante el mayor tiempo posible, el hecho de no aprobar un proyecto de ley de gasto suplementario ha dejado a Estados Unidos con recursos limitados. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha pedido a los aliados que aumenten la producción para Ucrania para abordar la escasez de municiones.

Ucrania reconoce las limitaciones de la ayuda externa y está trabajando para aumentar su capacidad interna de fabricación de armas. El país planea producir un millón de drones con vista en primera persona y miles de otras armas de mediano y largo alcance durante el próximo año. Sin embargo, queda por ver si estos esfuerzos serán suficientes para contrarrestar el dominio militar ruso y mitigar la escasez de proyectiles.

El actual conflicto entre Ucrania y Rusia está lejos de terminar, y la escasez de proyectiles de artillería es una cuestión crítica que amenaza la capacidad de Ucrania para defenderse. A medida que el invierno se intensifica y la ayuda sigue siendo incierta, el ejército ucraniano enfrenta desafíos crecientes en su lucha contra la agresión rusa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *