La devastación en curso en Gaza: se desarrolla una crisis humanitaria

La campaña del ejército israelí en la Franja de Gaza ha sido descrita como uno de los conflictos más destructivos del siglo XXI. En el transcurso de 20 días, una serie de ataques aéreos israelíes y una invasión terrestre han arrasado grandes zonas del territorio ya asediado, lo que ha provocado un número asombroso de víctimas y desplazamientos.

Si bien los conflictos en otras partes del mundo han captado la atención internacional, el impacto devastador de la ofensiva israelí en Gaza ha pasado en gran medida desapercibido. Manzanas enteras han sido arrasadas, dejando tras de sí un paisaje marcado por cráteres. El Washington Post realizó un análisis en profundidad de imágenes satelitales, datos de ataques aéreos y evaluaciones de daños de la ONU, y entrevistó a varios expertos y trabajadores humanitarios. La evidencia revela que el alcance de la destrucción infligida por Israel en Gaza supera la de conflictos recientes, incluida la batalla del régimen sirio por Alepo y las campañas encabezadas por Estados Unidos en Mosul, Irak, y Raqqa, Siria.

Un hallazgo particularmente alarmante son los repetidos y generalizados ataques aéreos llevados a cabo por el ejército israelí en las proximidades de hospitales. Según las leyes de la guerra, se supone que los hospitales reciben protección especial, sin embargo, las imágenes satelitales revisadas por The Post muestran docenas de aparentes cráteres cerca de 17 de los 28 hospitales en el norte de Gaza. Diez de estos cráteres sugieren el uso de bombas que pesan la asombrosa cifra de 2.000 libras. Mirjana Spoljaric Egger, presidenta del Comité Internacional de la Cruz Roja, que visitó Gaza y fue testigo de primera mano de la destrucción, comentó: “No hay un espacio seguro. Período. No he pasado por ninguna calle donde no haya visto destrucción de infraestructura civil, incluidos hospitales”.

El costo humano de este conflicto es devastador. Según el Ministerio de Salud de Gaza, más de 53.320 personas han resultado heridas y más de 7.700 niños palestinos han muerto. Las mujeres y los niños representan alrededor del 70 por ciento de las víctimas. La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas informa que 1,9 millones de personas, equivalente al 85 por ciento de la población, han sido desplazadas. Sin embargo, a la gran mayoría de los civiles de Gaza que huyen de la invasión no se les permite salir, ya que Israel y Egipto han impuesto restricciones a su movimiento.

Michael Lynk, ex relator especial de la ONU sobre derechos humanos en los territorios palestinos, observa que la escala de muertes de civiles palestinos en un lapso de tiempo tan corto es quizás la más alta vista en el siglo XXI. En su respuesta a las preguntas del Post, las Fuerzas de Defensa de Israel afirmaron que sus operaciones son en respuesta a los ataques de Hamas y que siguen el derecho internacional al tiempo que toman precauciones para evitar daños a los civiles.

La intención del ejército israelí de causar una destrucción extensa fue evidente desde el principio. El ministro de Defensa, Yoav Gallant, declaró que había “liberado todas las ataduras” y el portavoz de las FDI, Daniel Hagari, afirmó que su objetivo era causar el máximo daño. Este enfoque ha dado como resultado que las fuerzas aéreas israelíes disparen más de 29.000 municiones aire-tierra en poco más de dos meses, de las cuales entre el 40 y el 45 por ciento no fueron guiadas. Se estima que la tasa de bombardeos es dos veces y media mayor que durante el pico de los esfuerzos de la coalición liderada por Estados Unidos para derrotar al Estado Islámico.

Lamentablemente, el bombardeo de hospitales se ha convertido en un sello distintivo de las campañas aéreas indiscriminadas del siglo XXI. Si bien los hospitales están protegidos por las leyes de la guerra, han sido blanco de ataques en conflictos como Siria y Ucrania. En Gaza, el ejército israelí no rehuyó considerar a los hospitales como objetivos militares. Este flagrante desprecio por la infraestructura y las vidas civiles exacerba aún más la actual crisis humanitaria en Gaza.

Mientras el mundo centra su atención en otras cuestiones geopolíticas, no se puede ignorar la devastación y el sufrimiento que se están produciendo en Gaza. La comunidad internacional tiene la responsabilidad de examinar de cerca y abordar esta crisis, garantizando la protección y el bienestar de los civiles inocentes atrapados en el fuego cruzado.

Preguntas frecuentes

P: ¿Cuál es la situación actual en Gaza?

La campaña del ejército israelí en Gaza ha causado una gran destrucción, lo que ha resultado en una crisis humanitaria. Miles de personas han resultado muertas o heridas y una parte importante de la población ha sido desplazada de sus hogares.

P: ¿Cuántas víctimas ha habido?

Según el Ministerio de Salud de Gaza, más de 53.320 personas han resultado heridas. Más de 7.700 niños palestinos han perdido la vida, y las mujeres y los niños representan alrededor del 70 por ciento de las víctimas.

P: ¿Están los hospitales siendo atacados en Gaza?

Imágenes e informes satelitales indican que el ejército israelí ha llevado a cabo ataques aéreos muy cerca de hospitales, a pesar de que estas instalaciones están protegidas por las leyes de la guerra. Esto ha generado preocupaciones sobre la seguridad de la infraestructura sanitaria y el bienestar de los pacientes y el personal médico.

P: ¿Cuál es la respuesta de la comunidad internacional?

La comunidad internacional tiene la responsabilidad de abordar la crisis actual en Gaza y garantizar la protección y el bienestar de civiles inocentes. Los esfuerzos para lograr un alto el fuego y asistencia humanitaria son cruciales para aliviar el sufrimiento de la población afectada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *