Descubierta la primera piel fosilizada que ofrece un vistazo a la vida terrestre antigua

Los investigadores han realizado un descubrimiento innovador al descubrir un fragmento tridimensional de piel fosilizada que data de aproximadamente 286 millones de años. Este hallazgo supera la edad de cualquier fósil de piel conocido anteriormente en al menos 21 millones de años. La piel conservada perteneció a un reptil del Paleozoico temprano y exhibe una textura distintiva de guijarros que se asemeja a la piel de cocodrilo actual. Este notable descubrimiento no sólo arroja luz sobre el significado evolutivo de la capa más externa de piel en reptiles, aves y mamíferos terrestres, sino que también ofrece una ventana a la vida en la tierra durante los tiempos prehistóricos.

La piel fosilizada, junto con otros especímenes, fue extraída del sistema de cuevas de piedra caliza Richards Spur de Oklahoma, conocido por sus excepcionales condiciones de conservación. Ethan Mooney, estudiante de posgrado en paleontología de la Universidad de Toronto y primer autor del estudio, expresó su entusiasmo por el hallazgo y afirmó: “Este tipo de descubrimientos realmente pueden enriquecer nuestra comprensión y percepción de estos animales pioneros”.

La rareza de encontrar tejido blando preservado hace que este descubrimiento sea aún más significativo. Los investigadores creen que la combinación de finos sedimentos de arcilla, filtraciones de petróleo y un ambiente de cueva pobre en oxígeno en Richards Spur jugó un papel crucial en la preservación de la piel. Según Mooney, el sitio de filtración activa de petróleo del sistema de cuevas durante el Pérmico, junto con las interacciones entre los hidrocarburos del petróleo y el alquitrán, probablemente contribuyeron a su preservación excepcional.

A pesar de su pequeño tamaño, más pequeño que una uña, la piel fosilizada reveló tejidos epidérmicos detallados bajo un examen microscópico. Estos tejidos, característicos de los amniotas, sugieren que los primeros vertebrados terrestres del Período Carbonífero, incluidos reptiles, aves y mamíferos, evolucionaron a partir de ancestros anfibios.

Las características de la piel fosilizada, como la superficie de guijarros que se asemeja a la piel de un cocodrilo y las regiones articuladas entre escamas que recuerdan a serpientes y lagartos gusanos, indican un parecido con los reptiles antiguos y actuales. Sin embargo, la ausencia de restos esqueléticos asociados dificulta determinar la especie o región corporal exacta de la piel.

Este descubrimiento subraya la importancia evolutiva de tales estructuras de la piel para la supervivencia en ambientes terrestres. La epidermis, como explica Mooney, actúa como una barrera crucial entre los procesos internos del cuerpo y el duro entorno exterior. El equipo plantea la hipótesis de que esta piel fosilizada puede representar la estructura ancestral de los vertebrados terrestres en los primeros amniotas, preparando el escenario para la evolución de las plumas de las aves y los folículos pilosos de los mamíferos.

El espécimen, junto con otros especímenes antiguos del sistema de cuevas de Richards Spur, se encuentra ahora en el Museo Real de Ontario. En conjunto, estos hallazgos ofrecen información valiosa sobre el mundo antiguo y sus habitantes, enriqueciendo nuestra comprensión de la diversa gama de formas de vida que han habitado nuestro planeta durante millones de años. A través de investigación y exploración dedicadas, los científicos y entusiastas de la paleontología continúan aportando conocimientos esenciales para desentrañar los misterios del pasado de nuestro planeta.

Resumen:

Los investigadores han descubierto un fragmento tridimensional de piel fosilizada que data de hace 286 millones de años, lo que lo convierte en el ejemplo más antiguo conocido de preservación de la epidermis en reptiles, aves y mamíferos terrestres. Extraída del sistema de cuevas Richards Spur de Oklahoma, la piel bien conservada ofrece información sobre la importancia evolutiva de la capa más externa de la piel en la adaptación a la vida en la tierra. Las características de la piel fosilizada, que se asemejan tanto a los reptiles antiguos como a los actuales, resaltan la importancia de tales estructuras de la piel para la supervivencia en ambientes terrestres. La ausencia de restos esqueléticos deja sin identificar la especie exacta, pero este hallazgo puede representar la estructura ancestral de los primeros amniotas y el desarrollo de las plumas de las aves y los folículos pilosos de los mamíferos.

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES:

P: ¿Dónde se descubrió la piel fosilizada?
R: La piel fosilizada fue desenterrada en el sistema de cuevas Richards Spur de Oklahoma.

P: ¿Qué edad tiene la piel fosilizada?
R: La piel fosilizada tiene aproximadamente 286 millones de años.

P: ¿Cuáles son las características únicas de la piel fosilizada?
R: La piel fosilizada exhibe una superficie de guijarros similar a la piel de cocodrilo y regiones con bisagras entre escamas que recuerdan a serpientes y lagartos gusanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *